Buenos vínculos

04“El amor es la transformación definitiva.”

Paulo Freire

 

Conducta es una película cubana que narra la historia de Chala, un niño de once años que estudia y trabaja como criador de palomas y cuidador de perros de pelea, dado que sostiene económicamente su hogar a causa de la ausencia de su padre y del deterioro de la salud de su madre debido al consumo problemático de sustancias. Las diversas situaciones conflictivas que Chala debe afrontar a diario impactan en su temperamento y su conducta dentro y fuera de la escuela. Pero allí está Carmela, una maestra experimentada y especialmente comprometida con el desarrollo integral de sus estudiantes, quien apuesta a una educación basada en los buenos vínculos entre los educadores y los educandos. Ella rechaza que Chala sea derivado a una Escuela de Conducta, tal como sugieren las autoridades, desafiándolos con sus propios argumentos: “Ningún alumno mío ha ido a parar a una Escuela de Conducta y Chala no será el primero (…)El día que no decida lo que pasa en mi clase, hasta ese día soy maestra.”

En una oportunidad Carmela sufre un infarto y debe tomarse una licencia médica. Una muchacha, llamada Marta, acude en su reemplazo teniendo serias dificultades para abordar el comportamiento disruptivo de Chala. Ante ello, las autoridades de la escuela derivan al niño a la Escuela de Conducta, donde permanece internado durante los días hábiles, a fin de que mejore su comportamiento y se adecúe a las pautas de convivencia institucionales. Cuando Carmela regresa a la escuela y descubre las medidas tomadas, se opone desafiando a las autoridades aunque ello haga peligrar su cargo: “Todos los años tengo un Chala en el aula. Ninguno pudo más que yo porque, en el fondo, todos son muchachos. Hay cuatro cosas que hacen a un niño: la casa, la escuela, el rigor y el afecto. Pero cuando cruzan esa puerta está la calle y un maestro necesita saber lo que les espera allá afuera. Antes para mí la vida era más clara y yo sabía para lo que preparaba a un alumno pero ahora lo único que tengo claro es para lo que no debo prepararlo.” A propósito de ello, la educadora ecuatoriana Rosa María Torres refiere: “Los profesores que consiguen mejores relaciones y resultados con sus alumnos son aquellos que cultivan la empatía y la simpatía, les brindan comprensión y cariño, depositan en ellos altas expectativas y se lo hacen saber, apuntalan su autoestima, les ayudan a confiar en sí mismos, les estimulan y alientan constantemente.” [i] Cabe aclarar que la empatía, factor clave del proceso educativo, es “la capacidad de entender los sentimientos y la perspectiva del otro y usar ese entendimiento para guiar las propias acciones.”[ii]

Siguiendo sus propias convicciones, Carmela va a buscar a Chala a la Escuela de Conducta, lo retira y solicita al Director que la Comisión vaya a verla a la escuela para conversar sobre esta iniciativa que toma sin consenso con las partes involucradas. Como el Director sentía un profundo cariño y respeto por ella dado que había sido su maestra, accede a su pedido a sabiendas que ello implicaría tensiones entre los agentes de control estatal. Mientras se alejan en un taxi, Carmela regaña al niño al tiempo que éste se rebela. El taxista confunde a Carmela con su abuela y le pide respeto para ella. Chala responde: “Ella no es mi abuela pero ojalá lo fuera.” Más tarde, las autoridades se notifican de lo sucedido y sostienen: “Ese muchacho tiene que regresar (a la Escuela de Conducta) y con Carmela hay que reunirse.” Luego agregan con firmeza: “Hay que encontrar una salida decorosa para una maestra ejemplar.”

Finalmente, la rigidez de las autoridades prima por sobre la vocación humanista de Carmela, proponiendo la jubilación de ésta como salida a la controvertida situación. Cuando Chala se entera de esta decisión que considera injusta, decide regresar a la Escuela de Conducta por sus propios medios. Su Director termina comprendiendo que Carmela estaba en lo cierto ya que Chala tenía una nobleza que sólo puede verse cuando se mira con el corazón. Aún así, Carmela se ve obligada a dejar su cargo e iniciar una nueva etapa en su vida.

Una tarde como otras, Chala encuentra a Carmela por la calle y grita:

_ ¡Carmela!

Ella sonríe, mientras Chala agrega:

_ Deme profe. Yo le llevo la cartera.

Carmela lo saluda remarcando que había omitido aquellas palabras:

_ ¡Buenas tardes!

_ Buenas tardes.

Ambos se alejan caminando, conversando y forjando los buenos vínculos que supieron construir.

Siguiendo a Torres, “la calidez es inseparable de la calidad (educativa)” y, en tal sentido, “si hemos de elegir un elemento a cambiar en nuestros sistemas educativos, optemos por el afecto. No cuesta un centavo, no implica trámites ni consultas, no requiere cursos ni postgrados ni tecnologías ni estándares ni expertos.” [iii] Un educador que no ama su profesión y cultiva lazos amorosos con los educandos difícilmente puede enseñar a respetar y amar a la escuela.

Roxana Rodríguez

Buenos Aires, 8 de diciembre de 2015.

[i] Torres, Rosa María, Pedagogía del Afecto, Blog Otra Educación http://otra-educacion.blogspot.com.ar/2011/02/pedagogia-del-afecto.html

[ii] Asociación de Emprendedores Sociales Ashoka http://argentina.ashoka.org/m%C3%A1s-empat%C3%ADa

[iii] Idem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s